Los cubos de basura “hacen fotos”

30 06 2008

No es en sentido figurado, ¡ni mucho menos! Es la pura (puritita, que dirían los mexicanos) verdad.

Los ¿afortunados? serán todos aquellos que conduzcan un vehículo por las carreteras del Reino de Bélgica porque estos cubos de basura son en realidad… ¡radares!

Cada uno de ellos ( ¡y hay nueve!) ha costado la friolera de catorce mil euros (más de dos millones trescientas mil pesetas de las del año 2002) o lo que es lo mismo, el precio de un vehículo nuevo del grupo citadine o incluso medio, y están funcionando desde la semana pasada en todo el territorio belga.

¿Cómo es la “joya“?

Pues del tamaño de un verdadero cubo de basura. Mide poco más de un metro de alto por 65 centímetros de ancho y está equipado de cuatro ruedas que facilitan su movilidad. En lo referente al peso…, no es el mismo que el que usted tiene en su barrio para depositar sus desperdicios; vacío pesa 67 kilos y con el equipamiento correspondiente alcanza los 83 kilogramos (de ahí el interés de las cuatro ruedas)

Este artilugio, fabricado en Amberes, puede camuflarse totalmente -o permitir la colocación de un rótulo luminoso que anuncia su presencia-, está protegido contras las inclemencias del tiempo (algo habitual por estos parajes), los actos vandálicos y el robo (esto último debido a la obligatoriedad de la presencia de un vehículo policial a una distancia cercana) y alcanzar a fotografiar todos los carriles de una autopista.

A pesar de la ventaja evidente de no necesitar de la presencia de agentes de la autoridad para su manejo y la posibilidad de instalarlo en lugares en obras, accesos a colegios o en zonas en dónde el hecho de aparcar un vehículo-radar podría provocar situaciones de peligro, este sistema tiene un par de pequeños “inconvenientes”. Por un lado necesita que en un radio de unos sesenta metros esté situado un coche con el resto del equipamiento y por el otro, por ahora, el cubo solamente tiene autonomía para 800 fotos (límite de la película), aunque este último hándicap es temporal hasta la llegada de la tecnología digital que aumentará sensiblemente el límite.

A decir de la policía, todos son ventajas: movilidad, descrección, tamaño…

Tanto es así que, en una sola hora, el “cubo de basura” instalado en un tramo en obras de la autopista E411 que une Bruselas a Luxemburgo, fotografió a más de ¡400 automovilistas! que superaban la velocidad permitida (en este caso concreto 70 km/h) y, todo parece indicar que las multas no irán a parar precisamente a la basura (perdón por el chiste fácil).

Anuncios




eCall

25 06 2008

La Unión Europea se ha marcado como objetivo para el año 2010 reducir en un 50% el número de víctimas de accidentes de tráfico con respecto a 2001, adoptando para ellos diversas medidas entre las que se encuentra la llamada “eCall“, un sistema basado en la utilización del número de urgencias europeo 112 y que permitiría la interoperatividad entre los vieintisiete miembros de la Unión.

Se trata de un dispositivo instalado en el vehículo que lanza una llamada de urgencia al centro de emergencias más apropiado (lo que se ha denominado PSAP, Public Service Answering Point) al tiempo que transmite un cierto número de informaciones relativas al vehículo y su localización. El aviso hacerlo manualmente cualquier ocupante del vehículo o podría activarse automáticamente cuando los diversos captores instalados en el automóvil considerasen que se trata de un accidente grave.

Lo interesante de este sistema es la inmediatez y la precisión puesto que el sistema alerta de forma inmediata a los servicios de emergencias señalando con total exactitud el lugar en dónde se ha producido el siniestro lo que permitiría reducir considerablemente el tiempo de reacción de los servicios de socorro (según un estudio llevado a cabo para analizar el sistema, el tiempo de reacción en las zonas rurales se reduciría a la mitad y en las zonas urbanas disminuiría en un 40%).

Se estima que el sistema “eCall” podría salvar unas 2500 vidas al año en toda la UE y, sobre todo, reducir sensiblemente la gravedad de las heridas en un 15% de los casos. Además, gracias a la disminución de tiempo de las operaciones de rescate, el dispositivo permitiría asimismo reducir los atascos derivados de los accidentes de circulación.

El funcionamiento de este sistema necesita de la modernización de los servicios de recepción de llamadas de urgencia para poder operar con las informaciones automáticas enviadas por los vehículos. Su instalación y puesta en funcionamiento en los automóviles y en los centros de emergencias tiene un coste estimado de 4 mil millones y medio de euros al año pero esta inversión acabaría permitiendo un ahorro de 26 mil millones anuales en los costes derivados de los accidentes.

La Comisión Europea había previsto una hoja de ruta que tenía como principales etapas:

  • llegar a un acuerdo sobre el plan de desarrollo, el modelo de empresa y las normas para el sistema “eCall“, junto con las especificaciones completas del mismo, antes de finalizar el año 2006.
  • ensayos sobre el terreno y equipamiento o modernización de los centros de recepción de llamadas de emergencias para adaptarlos al nuevo sistema, durante 2007
  • a partir de finales de 2009, introducción del sistema “eCall” como equipamiento de serie en todos los vehículos comercializados

La semana pasada el Parlamento Europeo adoptó un informe (417 votos a favor, 6 en contra y 5 abstenciones) que propone incluir el sistema de emergencia europeo eCall en equipamiento de serie de todos los vehículos a partir de 2010, insta a la Comisión a dar prioridad a los países en donde la disponibilidad de sistemas inteligentes sigue siendo escasa y emplaza a los países que todavía no han suscrito el Memorándum de Acuerdo (14 de los 27 Estados miembros) a que lo hagan lo antes posible.

Asimismo, la Eurocámara recuerda el objetivo de la Comisión de lograr, a partir de 2012, que todos los vehículos nuevos tengan instalado el control electrónico de estabilidad con el que podrían salvarse anualmente 4000 vidas y evitarse 100.000 heridos en las carreteras europeas.





Rail announcer’s ‘sexy’ accent

22 06 2008

Una estación de tren de Edimburgo ha tenido una idea ¿original? Han contratado a un ciudadano de origen francés para poner voz a todos los anuncios de la megafonía. Bien, dirán ustedes, y ¿dónde está la particularidad de esta noticia? Sencillamente en la razón que se esconde detrás: según la BBC, la clientela femenina sucumbiría al acento “romántico” de Vicent Houplain, que así se llama el susodicho.

Este francés, casado con una escocesa, se encarga de poner voz con acento “frenchie” a los mensajes de la estación Haymarket de la capital escocesa y reconoce, con humor, que la gente le ha puesto el apodo del personaje de la serie La Pantera Rosa, el inspector Jacques Clouseau.