Consulta popular para reducir las tarifas de telefonía móvil en Europa.

28 06 2008

La polémica se instaló hace unos pocos días en el toda la Unión al leer que la Comisión Europea estaba analizando la posibilidad de permitir a las empresas de telefonía móvil que operan en Europa el cobro de una cantidad a los receptores de llamadas (y no como ocurre en la actualidad que, exceptuando las llamadas en roaming, el cobro se efectúa a los emisores), lo que se denomina “tasas de terminación de las llamadas vocales“.

A pesar del impacto que este anuncio supuso en una parte de la opinión pública, el objetivo de la Comisión es el de reducir significativamente los precios de las llamadas móviles puesto que las operadoras dominantes utilizan esta tasa como reclamo publicitario para atraer nuevos clientes y de este modo impedir el crecimiento y normal desarrollo de la competencia. Uno de los primeros apoyos a esta iniciativa vino de parte de la Organización Europea de Consumidores (BEUC).

¿Qué son las tasas de terminación de las llamadas vocales?

Se trata de la tarifa, al por mayor, que el operador del cliente que recibe la llamada (cliente B) cobra al operador del cliente que realiza la llamada (cliente A). Es por ello que, por ejemplo en España, las llamadas entre abonados de una misma compañía de telefonía móvil son más baratas; la propietaria de la red de destino es la misma que la de origen. Esta tarifa la fijan los distintos reguladores nacionales (en España la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones [CMT]) y se incluye en las facturas de teléfono de todo el mundo lo que significa, evidentemente, que toda persona titular de una línea (independientemente del tipo y la compañía) la está pagando.

El problema, en este caso, es la enorme disparidad de precios entre los Estados miembros (en Chipre la tasa de terminación de la telefonía móvil es de 0,02 euros por minuto; en Bulgaria la misma tasa se eleva a 0,18 euros por minuto) y la alta diferencia si la comparamos con la de la telefonía fija (la tasa media de terminación en una llamada local asciende a 0,0057 euros por minuto). Además, actualmente los clientes de telefonía fija están subvencionando indirectamente a las operadoras de telefonía móvil al pagar unas tasas de terminación más altas por las llamadas realizadas entre líneas fijas y móviles. Para el período 1998-2002 esta “subvención” se estimó en 19.000 millones de euros en Alemania, Francia y Reino Unido y de 10.000 millones únicamente en Alemania (para el período 1998-2006).

Según el borrador del documento de trabajo de la Comisión (en inglés), la tasa de terminación en las llamadas móviles en España era de 0,11 euros por minuto en octubre de 2006. Un año más tarde había disminuido hasta los 0,9 euros por minuto (el mismo precio que Alemania, Bélgica, Dinamarca y superior al del Reino Unido o Francia).

La Comisión Europea, tras haber evaluado las casi 800 propuestas que, en los últimos 5 años, le hicieron llegar los diferente actores nacionales encargados del control, ha hecho pública la falta de coherencia europea en lo que a regulación de precios se refiere y, desde la semana pasada, ha abierto una consulta popular sobre la futura regulación de las “tasas de terminación de las llamadas vocales“. Las respuestas a dicha consulta pueden enviarse por correo electrónico (infso-termination@ec.europa.eu)  hasta el próximo 3 de septiembre de 2008.

El borrador del documento (en inglés) con las Recomendaciones de la Comisión, el resultado del trabajo (en inglés) del Grupo de Entidades Reguladoras Europeas sobre dichas tasas y un documento explicativo (en inglés) con respuestas a las preguntas más frecuentes que pueden plantearse con respecto a las tasas de terminación están disponibles para consulta. 

Anuncios