Tengo 8 años y acabo de divorciarme

16 06 2008

Me llamo Nojoud Muhammed Nasser y hasta hace poco estaba casada con Faez Ali Thamer de 30 años. Todo este tiempo ha estado abusando de mí. Tras mi divorcio quiero volver al colegio y estudiar para ser abogada y defender a otras personas que, como yo, han sufrido abusos“.

Este podría ser el relato en primera persona de una de las muchas jóvenes yemenitas que se ven abocadas al matrimonio forzado a muy temprana edad. La legislación de Yemen no permite matrimonios antes de los 15 años pero las familias burlan la normativa con el acuerdo de excluir las relaciones sexuales hasta que la mujer esté “preparada“.

Esta joven presentó una demanda de divorcio ante los tribunales de Saná a comienzos del mes de abril. Un juez se apiadó de ella y la ocultó durante varios días dictando, al tiempo, una orden de arresto contra su padre y su marido. La abogada Chadha Nasser que se ofreció a defenderla y que, en los días previos al juicio, se encargó de movilizar a las asociaciones feministas, a la opinión pública y a la prensa fue, probablemente, la artífice, del resultado favorable a las demandas de la niña.

Diversos medios de comunicación internacionales se hicieron eco de la información y el diario The Yemen Times publicó la noticia en primera plana y siguió, de forma regular, su desarrollo.

A principios de este mes de junio el gobierno empezó a preparar una nueva ley para intentar evitar este tipo de matrimonios en el que, según el informe anual del Centro Internacional de Investigación sobre la Mujer (ICRW en sus siglas en inglés), Yemen ocupa la décimotercera posición en el mundo en cuánto a número de mujeres casadas antes de los 18 años con un 48,8%. La asombrosa lista encabezada por Níger un con 76,5%, está formada principalmente por países africanos y asiáticos.

Anuncios