Cierre anticipado de la pesca de cerco del atún rojo en el Mediterráneo

20 06 2008

Dos semanas antes de la fecha oficial, la Comisión Europea ha ordenado el cierre de la pesca industrial del atún rojo ante la crítica situación que atraviesa su captura después de más de tres mil años de explotación. Los últimos diez años han situado a esta especie al borde de la extinción, debido a la enorme capacidad de pesca de los barcos industriales y a una de las mayores tasas de pesca ilegal en todo el mundo (las asociaciones ecologistas hablan de más de 30.000 toneladas más de las autorizadas).

La Comisión considera esta medida como indispensable para la protección de este frágil recurso y como medio para asegurar la recuperación de la población. El Ejecutivo comunitario está decidido a utilizar todos los medios posibles para impedir la sobrepesca del año 2007. El cierre afecta, desde el 16 de junio, únicamente a los barcos industriales con bandera de Chipre, Francia, Grecia, Italia y Malta y, a partir del 23 de junio, a aquellos que dispongan de bandera española. 

Ante esta medida diversos representantes políticos de algunos de estos países han intentado presionar a sus colegas con el objetivo de anular la decisión de la Comisión (el ministro de asuntos exteriores francés, Bernard Kouchner había anunciado su intención de discutir este tema con sus homólogos en el Consejo de Asuntos Generales de Luxemburgo).

La presión ha debido ser de tal calibre que el Comisario europeo de Asuntos Marítimos y Pesca, el maltés Joe Borg, ha tenido que hacer una declaración pública sobre el asunto en la que desvela ciertos detalles nada halagüeños para los interesados. El Comisario ataca muy duramente a barcos franceses e italianos e informa de la localización de 8 aviones que se dedican a la búsqueda de bancos de atún desde el aire para comunicarlo posteriormente a los barcos, algo prohibido por la legislación comunitaria y, por lo tanto, totalmente ilegal.

Anuncios